Las bebidas carbonatadas y energizantes: Una amenaza real para tu sonrisa

El consumo de bebidas carbonatadas contribuye a la erosión de tus dientes, pues el ácido que contienen produce un impacto indeseado en el esmalte. Los niños son los más perjudicados con este efecto secundario.

Asociamos los refrescos al placer, a momentos de distensión o celebración. Su atrayente sabor nos convence y miramos para otro lado cuando los expertos nos advierten sobre el riesgo de padecer sobrepeso. Pero ¿sabías que la obesidad no es la única afección que comporta el consumo de estos líquidos azucarados?

La osteoporosis, las alteraciones renales o el riesgo de desarrollar enfermedades cardíacas se unen al proceso destructivo que ejecutan los refrescos en la dentadura. Y es que, la salud bucodental se antoja una de las más perjudicadas con el consumo de estos productos. Sí, incluso de los lights.

Efectos devastadores en tu salud bucodental

Ingerir estos líquidos gaseosos no solo no aporta ningún nutriente al organismo, sino que daña tus piezas dentales. ¿Cómo? Es vox populi que el azúcar contribuye a la aparición de caries, pero otros ingredientes que abarcan estas consumiciones provocan un efecto aún más devastador: la erosión dental. Y no solo en los dientes naturales, sino en los restaurados.

La culpa de este agravio recae en los ácidos de origen no bacterial presentes en la solución carbonatada. Estos compuestos declaran la guerra a tu esmalte y a ese tejido intermedio más blando, la dentina. Nos referimos a esos agentes químicos que actúan con la única pretensión de inducir al diente a su desmineralización y deteriorar, así, estas dos capas protectoras de manera irreversible, facilitando la hipersensibilidad.

¿Y qué hay de las bebidas dietéticas?

Además, como te adelantábamos con anterioridad, estos efectos nocivos no son exclusivos de los refrescos azucarados y energizantes. Las consecuencias perniciosas para nuestra salud bucal también se producirán si ingerimos líquidos dietéticos. Y es que, en este caso, nuestro organismo absorberá un porcentaje menor de azúcar, sí, pero estas versiones presentan fórmulas muy ácidas, favoreciendo la tan temida erosión.

Los niños, los más afectados

El ácido, el gas y el azúcar que contienen estos productos resultan aún más dañinos para los niños y adolescentes. La destrucción que ocasionan estos elementos se antoja más potente en los dientes de leche y permanentes jóvenes que en los dientes adultos. La explicación resulta sencilla: el esmalte presenta una apariencia más porosa en etapas de maduración. Esta circunstancia dota a las piezas infantiles de una fragilidad mayor que los dientes de un adulto.

¿Cómo puedes evitar la erosión de tu dentadura y la de tus hijos?

Efectivamente, moderando el consumo de estas bebidas. No tienen por qué estar prohibidas de manera tajante.

Existen trucos para aminorar el daño. Por ejemplo, puede que sorber tu refresco con una pajita te parezca una tontería, pero con este sistema, disminuyes el contacto del líquido con tu esmalte. Se trata de un simple gesto que te será de gran ayuda. Otra buena idea sería sustituir estos productos por zumos naturales sin azúcar, té y, por supuesto, agua, mucha más agua, que sin duda es la mejor bebida. Si no puedes evitarlo, al menos cepíllate los dientes 10 o 20 minutos después de haber bebido el refresco y antes de que transcurra una hora. Con esta acción, lastimarás en menor medida la capa protectora de tus dientes.

Como expertos en odontología, los profesionales que formamos la clínica dental de la Dra. María Carmona en Valencia te animamos a moderar en la medida de lo posible el consumo de bebidas carbonatadas y energizantes. Cuida tus dientes. Y nunca descuides tu sonrisa.

Más Entradas


Volver

Reserva tu cita / Haz tu consulta

1

C/Ribera 8 puerta 10, Valencia, 46002

3

963 520 152
659 776 667

2

hola@dentalmedica.es
logoDental

Call Now Button